Reseña Histórica

Historia del Morro

      El Morro nació como un pueblo de Indios bajo el régimen de encomienda fundado en 1655 con el nombre de Acequias de Mucubache, ya que sus primeros  pobladores en busca de tierra mas calida salieron de sus asentamientos originales, Acequias y Mucubache.

     El municipio libertador del estado Mérida es uno de los más sobresalientes en cuanto a desarrollo económico, población y área dentro de esta entidad andina.

     El morro es el nombre que recibió un poblado nativo de los mucubache en la región montañosa y árida de las estribaciones meridionales de la sierra nevada de Mérida. Su nombre de igual modo que en la mayor parte de los casos se fundamenta en la morfología de un cerro con un pico o cresta particular que se distingue en la distancia.

     Históricamente la población tuvo una gran estabilidad e importancia económica al servir como punto de contacto entre barinas y el puerto de bobures, en  el sur del lago de Maracaibo para las actividades de transporte y comercio de tabaco.

     La población de morro tiene bastante años de existencias es de las primeras tierras exploradas y pobladas por los españoles en 1619, por disposición de Vásquez Cisneros se estableció la población. En esos años fue doctrina y luego parroquia, bajo la adoración de san Jacinto. En noviembre de 1656 por petición de los enconmendadores a quienes acompaño el padre doctrino, el visitador don diego de baños y Sotomayor  mando a mudar al pueblo a las faldas del morro, sitio conocido por Juan modesto de meter para asiento de la población. A los indígenas se les obligo a construir sus barrios alrededor de la iglesia, distinguiendo a cada repartimiento y parcialidad con el fin de que el juez poblador pudiera ubicarlos y dotarlos. Hacia el año 1657 el juez contó 34 casas que habían sido levantadas y desde entonces se empezó a llamar a este asentamiento san Jacinto del morro. Diego de la peña la fundo definitivamente en 1710.

     Un rustico paisajes, de escasa vegetación, de tierra dura, seca y agrietada. Hojas de los antiguos Mirripuyes y Mucubaches y de secretos ya extintos, es la cuna de un minúsculo pueblo encajado sobre un patrimonio que se eleva sobre el vertiente norte del Río Nuestra Señora.

     La escasa pluviosidad de la zona no solo se ha conferido como una belleza no convencional al paisaje de montañas pardas y poca vegetación, pero con un cielo siempre de un cielo azul, donde el viento parece susurrar secretos ancestrales, sino que hace que su gente hable como la brisa, con voz suave, amable pero conservadora.

     Las calles del Morro conservan algunos trazos de su pasado colonial y desde lo alto sus paredes blancas y los techos de terracota le dan un aspecto apacible y conservador. El poblado puede verse entero desde un espectacular mirador en el camino. Desde el otro ángulo en las estribaciones de la Sierra Culata, llama la atención la forma triangular del pueblo, de dos valles perpendiculares que arrancan en la plaza y a ratos la silvestre vegetación.

     La sinuosa carretera parece discurrir cual río hacia las casitas pintorescas. Desde allí puede verse la carretera que comunica al Morro con Acequias, un zigzag impresionante grabado en el frente de una montaña bastante empinada.

     La vía hacia el Morro desde el conjunto habitacional Santa Juana en la ciudad de Mérida, desentiende hasta la urbanización Carabobo en el caserío el Chama y emprende el ascenso por la vertiente derecha del río, atravesando terrenos cubiertos de potreros, fincas campesinas, casa de verano y conucos de maíz, caña y cambur. A cierta altura la carretera se introduce en un bosque que abunda en alisos y helechos, hasta que finaliza en el sitio conocido como El Plan, que hace el papel de distribuidor de los tres ramales que se dirigen hacia el Hato los Pérez.

     El bello pueblo del morro que se esconde bajo el tibio color de las hermosas montañas cuyo esplendor y colorido hacen de la tarde el más bello contraste confundido entre los matices más perfectos que unos ojos apasionados hayan visto jamás.

     Así se constituye nuestra población del morro y sus vecinos más cercanos la población de mucuñu de acequias detrás del rio nuestra señora al frente del morro

     En 1665 se inicio la construcción del pueblo con sus características similares a los otros pueblos abandonados y destruidos. Así fue como llego nuestro pueblo asentarse donde reposa actualmente algunas aldeas para el momento como: mocas, mucusnunda, guáimaros, nevados, mucumbu, mucupis, valle de la paz, mocosos, cumpu, entre otros.

     De este modo nuestro pueblo el morro es anfitrión de todos los demás pueblos vecinos que actualmente existen por sus años su gente y su historia.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: